La aloína es una sustancia con propiedades laxantes que forma parte de la savia de las plantas de aloe.

Informaciones poco rigurosas sobre la aloína, donde incluso se la ha llegado a considerar como una sustancia tóxica del aloe vera, han causado cierto nivel de confusión en muchas personas.
Y es que, como verás en el final de este artículo, utilizando información fuera de contexto es posible demonizar casi cualquier cosa.

Pero… ¿La aloína es mala o peligrosa?
El problema con la aloína es que si se ingiere en dosis altas y de forma continua es peligrosa para la salud, no obstante y como verás en esta publicación, consumir aloe vera sin aloína es bastante sencillo.

Qué es la aloína

Químicamente, la aloína es una antraquinona formada por dos compuestos similares, denominados:

  • Aloína A
  • Aloína B

Al conjunto de aloína A y B se le llama barbaloína. Por esto, suele emplearse los términos aloína o barbaloína como sinónimos.

Las antraquinonas son compuestos orgánicos de sabor amargo, conocidos tradicionalmente por sus propiedades laxantes.

Existen alrededor de 300 tipos de aloe, la aloína está presente en más de 60 variedades en diferentes concentraciones que van del 3 al 40% del total de la savia.
El contenido de aloína en el aloe vera es aproximadamente de un 28% de la savia total.

El látex del aloe vera

Cuando haces una incisión o cortas alguna hoja de una planta de aloe vera, verás aparecer un exudado amarillento que emana de la zona del corte.

Este líquido amarillo que sale del aloe vera es la savia de la planta, también llamado látex o acíbar.

El látex del aloe vera contiene aproximadamente 80 sustancias, entre resinas y antraquinonas. En su composición química, destacan:

  • Aloína A y B (o colectivamente conocida como barbaloína)
  • Isobarbaloína
  • Antranol
  • Antraceno
  • Éster de ácido cinámico
  • Aloe emodina
  • Emodina
  • Ácido crisofánico
  • Aceite etéreo
  • Resistannol
  • Ácido aloetico

Debido a la presencia de aloína, aloe-emodina y otros compuestos relacionados, el sabor del látex es intensamente amargo.

En este punto es importante destacar, que la aloína es solo un componente del látex del aloe vera y no el total del exudado, como erróneamente suele creerse.

aloina en el aloe vera

 

¿La aloína y el yodo son lo mismo?

La aloína y el yodo no son lo mismo.
El aloe vera no contiene yodo.
Aloína y yodo son sustancias totalmente diferentes y sin relación.

Lo del yodo del aloe vera es una creencia que se origina de un método casero empleado para eliminar el látex de las hojas de aloe.
Dicho método consiste en colocar las hojas de aloe vera en agua para que suelten el látex.
Al brotar de la hoja, el látex amarillo sufre un proceso de oxidación y tiñe el agua de un color marrón rojizo similar al que tiene el alcohol yodado o la povidona yodada.

Este efecto ha dado pie para creer que la sustancia que fluye de las hojas del aloe es yodo.

Estructura de una hoja de aloe vera

Es importante saber dónde se encuentra la aloína y para ello es necesario conocer la estructura interna de la hoja del aloe vera.
Para tal fin, el siguiente diagrama ayudará.

 

estructura hoja de aloe vera

 

Haciendo un corte transversal a la hoja del aloe vera, se observan tres zonas diferenciadas:

  1. Corteza, exocarpio o cáscara. Es la parte externa y verde de las hojas.
  2. Gel, pulpa o cristal. Es la parte comestible de la planta.
  3. Mesófilo o clorénquima. Es la zona entre el gel y la corteza donde se encuentran los haces vasculares por donde fluye el látex de la planta.

Como habrás podido apreciar, la aloína se encuentra adherida a la piel, en la zona del mesófilo, la cual se elimina previamente a la elaboración del jugo de aloe o cualquier otro producto alimenticio.

El gel del aloe vera, que se encuentra en la zona central de la hoja, es rico en nutrientes y no contiene aloína.

Propiedades de la aloína del aloe vera

Las antraquinonas en general tienen importantes propiedades bactericidas y antivirales.
La aloína pura tiene efecto analgésico y es un poderoso laxante.
Existen numerosos estudios científicos que certifican que la barbaloína y la aloe-emodina tienen propiedades anticancerígenas.

En cuanto a su uso en la piel, la aloína ha demostrado ser efectiva en el tratamiento del acné y la psoriasis.
Mezclada con el gel en cantidad apropiada, protege la piel de los rayos UV.

Las antraquinonas del aloe, en la dosificación adecuada, son sustancias que tienen un poder curativo excepcional.

El problema de ingerir aloína está en la dosificación.
La dosis segura no se conoce con exactitud.
Si se ingiere en cantidades inapropiadas y por espacios prolongados de tiempo, puede llegar a ser tóxica.

Los efectos secundarios negativos del consumo excesivo de aloína superan ampliamente cualquier beneficio e incluso hacen que ingerirla sea considerado como potencialmente peligroso.

 

contraindicaciones de la aloína

 

 

Efectos secundarios de la aloína:

  • Contracciones dolorosas en los intestinos.
  • Irrita e incrementa las contracciones musculares en el colon.
  • Deshidratación.
  • Diarrea severa con pérdida de sales minerales.
  • Cólicos abdominales.

Para qué sirve la aloína

La savia del aloe vera concentrada y deshidratada se ha utilizado desde la antigüedad en productos destinados a mejorar trastornos digestivos y principalmente como laxante.
Sin embargo, debido a sus efectos secundarios y contraindicaciones, no es recomendable consumir laxantes con aloína sin supervisión médica.

El acíbar o látex del aloe suele usarse también en casos de acné y para eliminar el brillo en las pieles grasas.
El uso tópico de acíbar puro no es aconsejable, ya que la aloína irrita la piel, además puede causar enrojecimiento, ardor, picazón y dermatitis en personas sensibles.

 

La aloína en alimentos

Los productos alimenticios con aloe vera, se elaboran con el gel, que es la pulpa gelatinosa transparente que está en el interior de las hojas y que no contiene látex.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria según el Reglamento (UE) 2021/468, establece que el contenido en aloína en alimentos elaborados con aloe vera no debe ser mayor a 1 p.p.m. (1 parte por millón) que es el equivalente a 1 miligramo por kilo.

La concentración de aloína en un alimento se determina en laboratorio, mediante una analítica llamada cromatografía líquida de alta eficacia (HPLC).

 

La aloína en cosmética

El uso de aloína puede provocar alergias o irritaciones dérmicas en personas con piel sensible.
Las cremas cosméticas con aloe vera para el acné o pieles grasas suelen contener acíbar, por lo cual su aplicación no es recomendable en pieles secas, maduras o sensibles.

 

aloina en cosmetica

 

El IASC (Consejo Internacional de Ciencias del Aloe) establece un límite de 50 p.p.m. de aloína si se usa como ingrediente cosmético.

Precauciones

Los riesgos de ingerir aloína son diferentes en función del tipo de producto y su forma de elaboración.

 

Tabletas o extractos contra el estreñimiento

El consumo continuado y sin supervisión médica de tabletas laxantes con látex de aloe, es altamente riesgoso para la salud.
Se desaconseja su uso.

De igual forma, consumir preparados caseros con látex de aloe como remedio natural contra el estreñimiento es peligroso.
Existiendo alternativas seguras, no tiene sentido recurrir a este tipo de laxantes.

 

Productos alimenticios

En alimentos, el nivel de riesgo depende de las condiciones de manipulación.

Los productos comerciales derivados del gel de aloe no contienen cantidades apreciables de aloína, como ya se ha mencionado antes, existe una Normativa que controla este tema de manera rigurosa.

El riesgo se presenta en las preparaciones caseras que utilizan hojas de aloe vera para hacer ensaladas o batidos, los métodos caseros para eliminar la aloína no son del todo fiables.
Adicionalmente, el contenido de aloína en las hojas del aloe es muy variable, depende de la parte de la hoja, la edad y de las condiciones de cultivo.
Por ejemplo, en las hojas jóvenes el porcentaje de aloína es mayor que en las hojas más adultas.

Quitar la aloína del aloe vera en casa no ofrece total seguridad y a esto se suma el hecho de que a nivel doméstico, no existe una forma de verificar su completa eliminación.

 

Uso tópico

La aloína sobre la piel en cantidades adecuadas, no entraña peligro, a lo sumo puede causar alguna irritación en personas con piel sensible.
Los efectos secundarios de la aloína se presentan exclusivamente por ingesta excesiva y prolongada, no por contacto con la piel.

Ideas principales

En la siguiente tabla te presento un resumen de los conceptos principales que se han tratado aquí:

1El aloe vera, el aloe ferox o el aloe arborescens, son variedades de entre más 300 especies de plantas del género aloe.
Aloe y aloe vera no son lo mismo.
Tampoco son iguales, aloína y aloe vera.
2Látex, acíbar o savia del aloe es lo mismo.
La aloína es un componente del látex del aloe.
No confundas la aloína con el látex.
3La aloína no es tóxica en sí misma, por el contrario, tiene propiedades muy interesantes, el problema está en que no existe una dosis que sea segura y consumirla de manera continua causa efectos secundarios peligrosos para la salud.
4La aloína es un laxante vegetal no es un nutriente.
La parte de la hoja de aloe vera que contiene el látex no debe consumirse.
En el gel, que es la parte comestible del aloe vera, no hay aloína.
5El látex y el gel, son partes diferentes de la planta de aloe vera.
El acíbar o látex es sumamente amargo.
El gel tiene un sabor neutro y puede consumirse puro o mezclado con otros alimentos.

Después de ver estos conceptos a modo de resumen, voy a hablarte de manzanas.
Si manzanas, la fruta saludable por excelencia.

Sabías qué las semillas de las manzanas tienen un compuesto que al entrar en contacto con los enzimas estomacales se transforma en cianuro.
Miguel A. Lurueña, doctor en Ciencia y Tecnología de Alimentos lo explica en su cuenta de Twitter

Qué opinarías si basándose en lo anterior, se hiciera una publicación del tipo:

La manzana no es tan buena como crees (su consumo excesivo puede resultar tóxico).

¿Mal verdad?

Seguro calificarías la información como tendenciosa, alarmista y sacada de contexto.
Si la intención fuese la de informar adecuadamente, lo correcto sería enfatizar que la toxicidad está en las semillas y no en la fruta.

Pues, exactamente este tipo de cosas se han publicado sobre la aloína y el aloe vera.
Ahora que ya tienes datos sobre el tema, no te podrán confundir.

Si tienes alguna duda escríbela abajo en los comentarios.